Estudios revelan que las principales inquietudes de las madres están relacionadas con el bienestar de sus hijos y con el tiempo que les dedican

 

La maternidad es sinónimo de cambio y de nuevas preocupaciones. Cambio en la organización y vida familiar pero, también, en la forma de ver la vida. El nacimiento de un bebé trastoca los esquemas de una mujer, modifica el orden de sus prioridades y conlleva la aparición de nuevos problemas. El estado de salud de los hijos, el tiempo dedicado a ejercer de madre y estar cerca de los pequeños y que el niño sea feliz son las principales inquietudes de las madres. En este artículo se abordan estas preocupaciones y se dan algunos consejos para minimizarlas.

 

SER MADRE CAMBIA LA VIDA

Las principales inquietudes de las madres actuales están relacionadas con el bienestar de sus hijos, la conciliación laboral y familiar y la gestión del tiempo.

 


"La llegada de un hijo implica un cambio en las prioridades de la mujer"

 

1. EL ESTADO DE SALUD DE LOS HIJOS

Para las madres es vital que sus hijos tengan un buen estado de salud. Un resfriado, una infección o una pequeña contusión son males menores que, aunque preocupan (sobre todo cuando son bebés), tienen por lo general una rápida recuperación. Sin embargo, el miedo a que un hijo padezca una enfermedad grave o sufra un accidente está siempre presente.

Para minimizar esta preocupación, madres y padres pueden adoptar algunas medidas preventivas que están a su alcance: mantenerse alerta y actuar ante los posibles síntomas de una enfermedad, atender al calendario de vacunaciones infantil y evitar, en la medida de lo posible, situaciones de riesgo que puedan provocar accidentes del pequeño en el hogar o fuera de él.

 


"El miedo a que un hijo padezca una enfermedad grave o sufra un accidente está siempre presente"


 

2. EL TIEMPO

Las madres desean estar y ocuparse de forma personal de sus hijos en ciertas etapas de su vida. Sin embargo, tres de cada cuatro madres admiten, también, que quieren participar en el mercado de trabajo en determinados periodos. Es la eterna lucha por la conciliación laboral y familiar.

El sentimiento de culpabilidad que aborda a muchas madres trabajadoras por no pasar con sus hijos todo el tiempo que desean -o consideran necesario- afecta a su bienestar, en especial cuando los pequeños son menores de tres años. La situación económica familiar es determinante en estos casos para buscar una solución a esta preocupación. Reducción de jornada, excedencia, cambio a un trabajo a tiempo parcial o abandonar la actividad laboral son algunas de las alternativas, no siempre deseadas, por las que se suele optar.

 


"El tiempo dedicado a ejercer de madre: nunca es suficiente"


 

3. LA FELICIDAD DE LOS HIJOS

Procurar la felicidad de los hijos es una de las principales inquietudes de una madre. Una inquietud que puede transformarse en un problema cuando la angustia crece. El bienestar emocional del pequeño durante la infancia influirá de forma significativa en su desarrollo hacia la vida de adulto y puede ser determinante en otros ámbitos, como el académico.

El sentimiento de culpabilidad por no pasar el suficiente tiempo con los hijos provoca, en ocasiones, que las madres confundan el deseo de hacer al niño feliz con darle, o dejarle hacer, todo lo que quiera. Sin embargo, la felicidad no se basa en la permisividad. El pequeño será más feliz si convive en un entorno en el que predominan las buenas relaciones afectivas entre los miembros de la familia y donde las normas y los límites le permitan apreciar el valor de las cosas.

 

 

  

   Si sabes algún otro consejo o información para las mamás, déjalo en los comentarios :)   

   ¡Tú opinión es importante!