Andar a gatas es el primer método que utiliza el bebé para desplazarse por sí mismo.
 En el gateo tradicional el bebé comienza por aprender a mantener el equilibrio sobre sus manitas y rodillas (aprende a ponerse a cuatro patas). Luego aprende a moverse hacia adelante y hacia atrás haciendo presión con las rodillas. Al mismo tiempo, va fortaleciendo los músculos que pronto le permitirán caminar

¿C U Á N D O   E M P I E Z A   A   G A T E A R?

La mayoría de los bebés aprende a gatear entre los 7 y 10 meses. También puede que a esta edad tu bebé prefiera otro método de locomoción, como moverse por la casa sentado (apoyando en el suelo una mano atrás y un pie delante para impulsarse), deslizarse sobre la pancita o ir rodando por toda la habitación. 

Hay bebés que se saltan la fase del gateo y empiezan directamente a ponerse de pie apoyándose en algo y después pasan a caminar.  No te preocupes por la forma en que se mueva el bebé; lo importante es que consiga desplazarse, no cómo lo hace. 

 

¿C Ó M O   A P R E N D E?

Lo más probable es que tu bebé empiece a gatear poco después de que sea capaz de sentarse bien sin apoyarse en nada (lo que probablemente suceda a los 8 meses). Luego de este punto, es capaz ya de mantener la cabecita erguida y mirar a su alrededor, y los brazos, piernas y músculos de la espalda tienen la suficiente fuerza para evitar que se caiga al piso cuando se levanta impulsándose con las manos y rodillas. 

Tu bebé aprenderá gradualmente a pasar con confianza de una postura sentada a estar "a cuatro patas", y pronto se dará cuenta de que puede balancearse hacia delante y hacia atrás cuando sus extremidades están derechas y el tronco paralelo al suelo. Hacia los 9 ó 10 meses se dará cuenta de que empujando con las rodillas puede tomar la suficiente propulsión como para tener movilidad. A medida que lo vaya haciendo mejor, aprenderá a pasar de la postura de gateo a la sentada. 

También perfeccionará la técnica avanzada que el pediatra William Sears llama "gateo cruzado", es decir, mover un brazo y la pierna opuesta al mismo tiempo para avanzar en lugar de mover la pierna y el brazo del mismo lado. Después de esto, le bastará con practicar. Para cuando cumpla 1 añito será un gateador altamente competente. 


 


 TÚ siempre serás su más grande apoyo, ¡ayúdalo!


 

¿C Ó M O   A Y U D A R L O?

*Tiempo de pancita. Para empezar, y antes de que tu bebé empiece a gatear, ponlo por ratos y varias veces al día sobre su pancita para que juegue. Hazlo cuando esté alerta y acompáñalo siempre. Eso le ayuda a desarrollar los músculos que necesita para gatear. Pasar tiempo sobre su pancita también le ayuda a evitar que la cabeza se haga un poco plana de la parte de atrás, cosa que a veces sucede en bebés que pasan mucho tiempo acostados boca arriba.

*Dale incentivos para moverse. La mejor manera de animarle a gatear — igual que para que aprenda a alcanzar y agarrar cosas — es colocar juguetes y otros objetos deseables (incluso tú misma) fuera del alcance del niño. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) también recomienda emplear almohadas, cajas y cojines o almohadillas de sofá para poner obstáculos que el bebé tenga que sortear. Así mejorará su confianza, velocidad y agilidad. Pero es muy importante que no lo dejes solo: si se queda atorado debajo de una almohada o una caja seguramente le entrará miedo y corre el riesgo de sofocarse. 

*Seguridad. Un bebé que ya gatea puede meterse en muchos problemas. Cerciórate de que tienes la casa a prueba de niños. Es muy importante poner portezuelas al comienzo de las escaleras. A los bebés les encantan las escaleras pero pueden ser peligrosas, así que cierra el acceso hasta que realmente domine al arte de caminar (normalmente para los 18 meses). Incluso entonces tendrás que vigilarlo de cerca. De momento, según la AAP, es suficiente con preparar un par de escalones de práctica con unos bloques de espuma o unas cajas de cartón duro recubiertas con una tela.

 

¿S I   N O   G A T E A?

Los bebés desarrollan sus habilidades por medio de métodos diversos y a un ritmo distinto los unos de los otros. Pero si ves que, cumplido un año, el bebé no muestra interés en tener movilidad de alguna forma (bien sea arrastrándose, gateando, rodando por el suelo o impulsándose), ni ha descubierto cómo mover los brazos o las piernas a la vez de manera coordinada, ni ha aprendido a utilizar ambos brazos y ambas piernas de igual manera, díselo al pediatra en tu próxima visita.

Ten en cuenta que los bebés prematuros pueden llegar a estos hitos o puntos claves del desarrollo meses más tarde que los nacidos a término. 


 * Ten en cuenta que los bebés prematuros pueden llegar a estos hitos o puntos claves del desarrollo meses más tarde que los nacidos a término. *


 

¿Q U É   V I E N E   D E S P U É S   D E   G A T E A R?

Una vez que el bebé ande a gatas sin ningún problema, lo único que le faltará para adquirir completa movilidad será aprender a caminarPara ese fin pronto comenzará a agarrarse a todo lo que pueda, tanto si es la pata de la mesa de la sala como la pierna de la abuelita. Una vez que se acostumbre a verse erguido y equilibrado sobre sus piernas estará listo para pararse por sí mismo y sin agarrarse a nada.

¡Es sólo cuestión de tiempo hasta que comience a andar, correr y saltar!