La lectura es un hábito el cual debería estar más presente en nuestras vidas, hay épocas en las que podemos leer un libro en un día sin ningún problema. La llegada de un bebé hace que esta actividad se vuelva un tanto complicada pues hora debemos ser pacientes y atender otros asuntos y no siempre nos queda tiempo o ganas para leer tan solo una página, nos vamos a los convencional y aplicamos la televisión como método de escape o distracción.

  

Antes la tv estaba casi prohibida a los pequeños, puesto que se consideraba que esto causaba adicción en los niños. Hoy en día muchas familias modernas tienen otro estilo de vida, y tal vez las pantallas han cubierto un poco más la rutina en casa. Claro que es lo más fácil pero definitivamente no es lo más saludable para la cabecita de nuestros chiquitos. Sobre todo cuando los niños pasan muchas horas del día frente a alguna pantalla.

Ahora es normal que antes de dormir los pequeños vean un poco de tele o usen la tablet; y si bien no es que no aprendan nada con estos aparatos al contrario,  simplemente que este tipo de aparatos no tienen los mismos beneficios que tienen los libros.

 

LOS LIBROS Y CUENTOS REGALAN A LOS NIÑOS, Y A LOS PADRES, MUCHAS COSAS BUENAS:
  • Los hace más creativos: La imaginación vuela cuando leemos, de alguna manera tenemos que imaginar y es así como nuestro cerebro dibuja mentalmente todo.
  • Aumentan su concentración: Mantenerse atentos para saber qué va a pasar los hace concentrarse en la historia. La curiosidad es una excelente herramienta para nuestro cerebro, pues no solo esperamos la historia, sino que llegamos a imaginar qué va a pasar y creamos varios escenarios., como cuando vemos una película.
  • Mejoran la memoria: Todos sabemos que los niños son unas verdaderas esponjas. Basta leerles una vez un cuento para que guarden muchísima información en su cabecita.
  • Se crea un lindo hábito: El hábito de la lectura puede ayudar a los niños a tener mejores herramientas para estudiar, para relajarse, para aprender cosas nuevas…
  • Se encienden sus emociones: Las historias pueden tener muchos aprendizajes. Cuando leemos podemos llegar a sentir a los personajes. Muchas veces es por eso que los niños nos empiezan a preguntar los por qués de ciertas cosas (en medio del cuento).
  • Promueve el amor mamá/papá-hijo: No hay cosa más linda para un niño que sus papás se acuesten al lado para leerle un cuento. No solo lo padre o divertido de la historia, sino que ellos también sienten que les damos nuestro tiempo, nuestro cariño y seguramente hace que su descanso sea más tranquilo y feliz.

 

 

No siempre es fácil tener ese momento, por tiempo y energía. Pero es un acto que vale la pena hacer, así como se lavan los dientes antes de dormir, un cuento con papá y/o mamá desde chiquitos hará que más adelante, cuando ya sean más independientes, ellos mismos se vayan a acostar con un libro en las manos.

 

Porque en familia todo es mejor 

 

 


 Un libro les dará tranquilidad porque al final, el solo hecho de leer, inconscientemente, les traerá recuerdos bien grabados en su corazón del tiempo que pasaron con sus papás aparte de que crearán muchos conocimientos que normalmente no adquirirán en otras partes o por otros medios. ¡Alentémonos a leer!


 

  

¿Qué te gusta leerle a tus hijos? ¡¿Qué libros recomiendas?! déjalo en los comentarios :)   

   ¡Tú opinión es importante!