La alimentación de tu bebé es muy importante ya que le estás aportando los nutrientes necesarios para su crecimiento y buen desarrollo. - Aunque sean pequeños, nuestros hijos también pueden cansarse de cada día las mismas comidas. - Por eso, creemos que es importante experimentar tu creatividad con ingredientes ricos tanto en sabor como en valores nutritivos para que puedas tener recetas variadas, a las que le puedes ir agregando cada vez más ingredientes, y hacer que la alimentación de tus hijos sea entretenida.

 

Aquí te dejamos una deliciosa receta de zanahoria para que puedas probar con tu bebé, ¡le va a encantar comerla y a ti prepararla!

 P A P I L L A    D E    Z A N A H O R I A 

La zanahoria es una de las verduras más populares entre los niños. Resulta atractiva por su color, su sabor y la infinidad de recetas para niños que pueden prepararse con ellas. Comerla cruda, freírla, asarla...hay muchas posibilidades.

Una de las primeras formas para que un bebé pruebe esta verdura es dársela en forma de papilla, ya que tiene muchas vitaminas, antioxidantes y ayuda a reducir el colesterol. La zanahoria es una gran ayuda en el crecimiento sano del bebé, ¡y seguro que le encanta este puré!

 

I N G R E D I E N T E S 

-500 gr. de zanahorias             

-100 ml. de nata             

-Agua                       

-Perejil                     

-Sal 

-250 gr. de patatas                 

 -½ Cebolla                     

-Aceite de oliva         

-Pimienta blanca

 

P R E P A R A C I Ó N

1. Poner a calentar agua abundante en una olla grande.

2. Lavar y pelar las zanahoria y las patatas. Trocear de forma que queden piezas del mismo tamaño, para que se hagan por igual. Picar muy fina la cebolla

3. Echar las verduras a la cazuela cuando el agua empiece a hervir, junto con un chorrito de aceite. Dejar que cueza durante media hora aproximadamente, hasta que las verduras se ablanden.

4. Retirar del fuego, pasar la verdura por el pasapuré o la batidora y volver a poner en el fuego, a potencia baja.

5. Añadir la nata, una pizca de perejil, sal y pimienta al gusto. Si queda demasiado espeso, añadir unas cucharadas del caldo en el que se cocieron las verduras. Mezclar bien y servir.

 

¡ L I S T O !